top of page
  • Foto del escritornsuarezcolman

REFLEXIONES ACERCA DE LAS ELECCIONES EN #GeneralRoca



Los roquenses volvieron a elegir autoridades, esta vez el Triunfo de Soria es abrumador, un triunfo que sorprendió a propios y ajenos, sobre todo por la contundencia de una gestión que tampoco se mostraba activa o con demasiados aciertos, aun así el sorismo reafirmó su liderazgo político de forma abrumadora.


Los datos de General Roca no son buenos en materia social, productiva, económica y de infraestructura, de hecho muestran una ciudad estancada; con un Estado que no brinda respuestas y se burocratiza cada vez más; los casos de corrupción salen a la luz (ante la inacción de la justicia); y la falta de transparencia en la gestión es notoria. Sin embargo estas cuestiones no resultaron suficientes para motivar el cambio de signo político frente al municipio.


Se evidenció algo muy importante: La ciudad está agiornada al estilo sorista, por lo que la construcción de una opción política que motive el cambio debe ser superadora y con una amplitud que ponga por delante de las banderas políticas el futuro de la ciudad. Si esto no se desarrolla con el suficiente tiempo, la posibilidad de cambio estará vedada.


La adhesión del sorismo a la gestión de Alberto Fernández parece no haber tenido impacto alguno. La situación económica es realmente desastrosa en materia social, productiva, de empleo y sobre todo de poder adquisitivo (en otras palabras la papa para la olla). A pesar de estar en un momento de alta inflación y bajo poder adquisitivo, no resultaron un tema importante para el elector y le permitió al kirchnerismo anotarse el primer triunfo electoral.


Otro dato no menor, fueron las famosas “estructuras” palabra que escuchamos en muchos dirigentes y partidos respecto a la posibilidad de movilizar electores a su favor, esas estructuras tuvieron su colapso y muchos dirigentes quedaron sepultados por los escombros. Una mala cosecha, con elevados costos para el Estado en sueldos y estructura clientelar. El resultado, sin ello hubiese sido similar.


Hay dos grandes derrotados en la elección de General Roca. El primero de ellos fue el partido provincial que no logró, con más de 25 funcionarios provinciales, mover la aguja a favor de Carlos Banacloy (en mi opinión un excelente candidato) La estrategia de colectoras le jugó en contra, le hizo mucho daño y confundió al electorado. Nació como una acción ciudadana por el orgullo de la ciudad y terminó en una dispersión de votos que lo dejó con 2 concejales menos. Hará falta dirigentes en los cargos que tengan volumen político y le hablen de la ciudad a los vecinos, no sólo de la provincia, si realmente quiere ser alternativa.


Cambia Roca, liderado por Juan Martin, fueron los que sufrieron el peor traspié. Faltó inserción social en una alianza que no era alianza. Exceso de fotos de con dirigentes y con militantes, pero poca capacidad de interpretar al sector que tanto aspiró a representar. Terminó sin concejales y los sectores emprendedores, comerciantes o empresariales migraron sus votos a Soria y Banacloy. Los caprichos del legislador, sumado a la falta de una propuesta clara y una mesa local integrada por amigos y obedientes tuvo su resultado esperado. La derrota y la ausencia de representación.


Esta claro y es bueno reiterarlo, construir una alternativa de cambio para una sociedad culturalmente agiornada al sorismo requiere inteligencia, permanencia en el tiempo y un trabajo en equipo que tiene la obligación de ser amplio y tolerante. Esa construcción no puede nacer de mesas chicas de pretensos dirigentes, tienen que ser la pretensión de los vecinos de la ciudad. Nadie en la oposición logró hacer esto.


La derrota más abrumadora fue para los egos y la mentira que aclamaban una realidad distinta a la que ocurrió el domingo.

Comments


AAA gradiente.jpg
bottom of page